SAG emite alerta sanitaria por presencia de caracol gigante africano en Chile


 Misceláneo

El Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) emitió una alerta fitosanitaria luego que se detectaran dos ejemplares de Lissachatina Fulica, conocido como caracol gigante africano, en el país.

El primero de ellos se encontró en plantas ornamentales de ingreso ilegal en la Región de Tarapacá, y el segundo ejemplar se detectó en la Región de Arica y Parinacota, luego que turistas trajeran como recuerdo una concha desde un viaje familiar a Brasil.

Lissachatina Fulica que es considerado como una de las 100 especies exóticas invasoras más peligrosas del mundo. Junto con ocasionar importantes daños a la agricultura y al medio ambiente, podría portar nematodos parásitos que ponen en riesgo la salud de las personas –los que se transmiten a través secreciones y baba contaminada del caracol–, pudiendo causar incluso meningitis en los humanos.

En tanto, desde el punto de vista agrícola, el caracol gigante africano es omnívoro, con un apetito voraz, causando un gran desmedro en las plantas cultivadas. Se trata de una especie hermafrodita, que alcanza altas poblaciones, las que llegan a vivir hasta 10 años.

El SAG advierte que su impacto en el medio ambiente también es considerable por su gran capacidad para desplazar a poblaciones de caracoles nativos al competir por el mismo hábitat y alimento, y por la depredación de flora nativa, entre otros.

¿Cómo identificarlos?

La entidad explica que este molusco terrestre que se puede identificar a través de su caparazón o concha, la cual es mucho más grande que la del caracol común que se encuentra en nuestro país, llegando a medir hasta 30 cm de largo y 10 cm de ancho cuando alcanza su estado adulto.

Hasta 30 cmde largo puede medir el caparazón de este molusco

Detalla que su forma es cónica, con un corte en la base de la columna. Mientras que el borde de la apertura del caparazón es filoso y se puede sentir el borde cortante fácilmente al tacto. Su color es castaño o marrón en general, con bandas longitudinales a lo largo del caparazón castaño claras y oscuras irregulares.

Entre las características de este molusco se cuenta que es considerado un "caracol polizón", es decir, la forma de ingreso al país podría ser adherido en maletas, autos, material de embalaje, etc. A ello se suma que, por su atractivo físico, en muchos países ingresó como mascota exótica (adquirida en el comercio ilegal), y luego fue liberada en el medio ambiente causando un grave daño al ecosistema.

Esta plaga ya se encuentra presente en Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela, produciendo un fuerte impacto en los territorios donde se ha introducido.

Llaman a no comprar productos vegetales en el comercio ilegal

En el caso de los encontrados en Chile, el primero fue hallado tras una denuncia ciudadana al SAG Tarapacá. Ante esto, el servicio fiscalizó depósitos de plantas y viveros en el sector del terminal agropecuario de Iquique, donde se detectó la presencia de especies ornamentales afectadas por la plaga que se encontraban ocultas, sin respaldo documental que acreditara su legítima procedencia y con evidentes signos de haber sido ingresadas clandestinamente al país. Por ende, todo el material vegetal y sustrato fueron destruidos.

La segunda detección se concretó tras una denuncia por redes sociales de una persona que lo ingresó al país como recuerdo desde Brasil, sin percatarse que una de las caracolas que recogió en las playas de Florianópolis aún contenía en su interior a este peligroso molusco.

El Laboratorio de Malacología del SAG descartó que los ejemplares detectados en el país estuvieran contaminados con los nematodos parásitos que causan enfermedades a las personas.

Frente a esta amenaza, la entidad informa que ha redoblado la vigilancia y fiscalización en las áreas consideras más vulnerables, como ferias libres, depósitos de plantas y viveros, florerías y ferias tripartitas en la zona norte del país. Además, se ha levantado una alerta en todos los controles fronterizos, y se está entrenamiento a los canes detectores de la Brigada Canina del SAG para que identifiquen esta plaga a través del olfato.

Junto a esto, la autoridad refuerza el llamado a la ciudadanía a no comprar productos vegetales en el comercio ilegal y a denunciar la eventual presencia de este caracol. Indica que, ante la sospecha de la presencia de este caracol, no se le manipule y se contacte de inmediato al SAG (al 223451100).

Fuente: Emol

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Expresidente Sebastián Piñera fallece en accidente de helicóptero en Lago Ranco

Festival de Viña 2024: qué artistas se presentan hoy, lunes 26 de febrero

CADEM: Aprobación de la ministra Tohá sube 14 puntos en un mes